Se fue sin decirme adiós

Letra: Alfredo Faustino Roldán

Música: Astor Piazzolla

Tembló el ventanal sin luz
y la casita azul de plata se vistió...
Claro de luna a través de los critales...
¡Sola la calle!... ¡Y más solo mi dolor!...
Los dos hablamos de vivir
y nuestro cuarto gris, al vernos, sollozó...
Tus manos frías con las mías confundiste,
¡Y te fuiste sin decirme adiós!

Llora una canción
y al llorar, mi ser
sueña en vano con tu amor desconsolado...
Gime mi pasión
y mi padecer
te ve llegar sin ilusión, temblando...
Flores negras
deshojará mi pena de amor...
Y marchitas
caerán con el compás del corazón...
Para qué gritar
mi desolasión
si tu almita blanca, muchachita santa,
me enseñó a rezarle a Dios.

Está vacío tu lugar
pero a mi lado están tus ojos ya sin luz...
En tus floreros siempre hay flores de mi patio
frente a un rosario, tu retrato y una cruz.
Tu voz me nombra sin cesar
y aunque jamás vendrás, te grita mi dolor
con las campanas de la iglesia más cercana.
¡Qué te llaman... como llamo yo!...